¡Ya llegó la Navidad! Es el momento de disfrutar de las mejores películas al calor del hogar

0
554
Las calles de Londres por Navidad.

Ya llegó la Navidad, la familia alegre está… ¡Hoy es Navidad! Y aunque la de este año esté resultando un tanto extraña, por aquello de que no podemos -o más bien no debemos- juntarnos con todos nuestros seres queridos, es Navidad y hay cosas que no cambian. La decoración, las luces, comer turrón o polvorones hasta no poder más, y, como no, las siempre recordadas películas navideñas.

No hay mejor plan en estos días que sentarnos al calor del sofá y compartir con los nuestros alguna de esas películas que ya forman parte de la memoria colectiva de generaciones enteras. Las hay para todos los gustos, géneros y personajes, pero todas tienen algo en común: se desarrollan en plena Navidad y tienen las fiestas en el epicentro de sus argumentos. Algunas son más reales que otras, todo hay que decirlo, pero al final siempre consiguen sacarnos una sonrisa, porque algunos de nuestros recuerdos navideños están asociados a ellas.

Estas son 10 películas navideñas de todos los tiempos perfectas para disfrutar de una tarde de cine invernal:

Qué bello es vivir (1946)

Es uno de los grandes clásicos del cine, y una de esas películas que durante años, televisiones de todo el mundo han estado incluyendo en sus programaciones navideñas. Dirigida por Frank Capra, la cinta está basada en el cuento de The Greatest Gift (El mayor regalo), escrito por Philip Van Doren Stern en 1939. La película comienza en la Nochebuena de 1945, en la que George Bailey se dispone a suicidarse. Las oraciones por él, procedentes de los habitantes del pequeño pueblo de Bedford Falls, llegan al Cielo, donde una corte celestial se reúne para cumplir lo que le piden desde allí. La gente pide a Dios que se acuerde de George Bailey y le ayude a ser feliz.

Cuento de Navidad (1951)

Un fotograma de Cuento de Navidad

Este clásico de Charles Dickens, escrito en 1843, cuenta con infinidad de versiones cinematográficas. Se han hecho muchas, la primera en 1951. El malvado Ebenezer Scrooge siente animadversión por la Navidad y por todo lo relacionado con estas fiestas. Un día recibe en su casa la inesperada visita del fantasma de su amigo Jacob Marley que le anuncia cuál será su futuro y, además le advierte de la visita de tres fantasmas más: el del Pasado que le hará recordar con añoranza su infancia y juventud, el del Presente que le mostrará cómo su empleado Bob Cratchir, aún siendo pobre, puede celebrar con alegría la Navidad, y el sombrío fantasma del Futuro que le enseñará cómo acaban los avaros como él.

Plácido (1961)

Dirigida por Luis García Berlanga, en una pequeña ciudad provinciana, a unas burguesas ociosas se les ocurre la idea de organizar una campaña navideña cuyo lema es: “Siente a un pobre a su mesa”. Consiste en que los más necesitados compartan la cena de Nochebuena con familias acomodadas y disfruten del calor y el afecto que no tienen. Plácido ha sido contratado para participar con su motocarro en la cabalgata, pero surge un problema que le impide centrarse en su trabajo: ese mismo día vence la primera letra del vehículo, que es su único medio de vida.

La gran familia (1962)

¿Quién no recuerda a Chencho perdido en mitad del mercado navideño de la Plaza Mayor de Madrid y a su abuelo y hermanos buscándolo sin parar? Es una de las escenas más icónicas del cine navideño de nuestro país. Chencho es el más pequeño de los quince hijos de Carlos Alonso, un aparejador que combina dos trabajos a la vez para poder alimentar a sus hijos, esposa y abuelo. No le queda otro remedio. Tener una familia numerosa es un tremendo problema a la hora de comer, vestir, ir al cine… y él es el único que aporta dinero al hogar, sin embargo lo lleva con gran entusiasmo y optimismo.

La jungla de cristal (1988)

Bruce Willis es el protagonista de esta cinta en la que nos cuentan la vida de John MacClane, un policía de la ciudad de Nueva York que viaja a Los Ángeles para tratar de reconciliarse con su ex-mujer, quien se encuentra en una fiesta de Navidad en la planta 30 del edificio Nakatomi Plaza. Al poco tiempo de llegar a este lugar es asaltado por un grupo de terroristas que toma como rehenes a todos los presentes en la fiesta, incluyendo a la ex-mujer del protagonista. A partir de ese momento, el agente tendrá que enfrentarse a este grupo de criminales para lograr salvarlos a todos.

Solo en casa (1990)

Es la película navideña por excelencia, y la interpretación más reconocida de Macaulay Culkin. Kevin McAllister es un niño de ocho años, miembro de una familia numerosa, que accidentalmente se queda solo en su casa cuando todos se marcha a pasar las vacaciones de Navidad a Francia. Lejos de achantarse, el pequeño aprende a valerse por sí mismo e incluso a protegerse de Harry y Marv, dos ladrones de poca monta que se proponen asaltar todas las casas cerradas de su vecindario. En cuanto su madre lo echa en falta, regresa apresuradamente a Chicago para recuperar a su hijo.

Una Navidad con los Muppets (1992)

Es otra de las adaptaciones del clásico de Charles Dickens, escrito en 1843. Aunque en este ocasión tiene unos protagonistas de los más peculiares: los Muppets, conocidos como los Teleñecos en nuestro país. Se trata de una adaptación musical. Michael Caine da vida al avaro Mr. Scrooge, quien recibe la visita de unos fantasmas la noche de navidad y es transportado a su pasado, presente y futuro, viendo que el panorama es muy poco alentador.

Pesadilla antes de Navidad (1993)

Es uno de los clásicos del cine Disney dirigido por Tim Burton. Cuenta la historia de Jack Skellington, el Señor de Halloween, quien cuando descubre la Navidad, se queda fascinado y decide mejorarla. Sin embargo, su visión de la festividad es totalmente contraria al espíritu navideño. Sus planes incluyen el secuestro de Santa Claus y la introducción de cambios bastante macabros. Sólo su novia Sally es consciente del error que está cometiendo.

Love Actually (2003)

Desde su estreno en 2003 es uno de los clásicos navideños más recurrentes. Esta película británica tiene como escenario un Londres, pocas semanas antes de Navidad, en el que se entrelazan diferentes conmovedoras historias: como la del nuevo primer ministro británico que se enamora de una miembro del personal de servicio de la residencia oficial; un escritor que descubre que su novia le es infiel con su propio hermano y se marcha hasta Francia, donde conoce a su nueva asistente; la de una mujer felizmente casada que empieza a sospechar que su marido le es infiel con su secretaria; o la de un padrastro viudo que decide ayudar a su hijastro de 11 años Sam a conquistar a la chica más popular de su colegio, Johanna.

Elf (2003)

El protagonista de esta película ha sido criado en el Polo Norte como un elfo. Fue adoptado cuando una noche, en el orfanato en el que vivía, comenzó a gatear dentro de un saco de regalos de Santa Claus hasta acabar en su taller. Una vez adulto, y siendo tres veces más grande que los demás, decide viajar a Nueva York para encontrar a su familia. En ese contexto, se da cuenta que todo el mundo a su alrededor parece haber olvidado el significado de la Navidad. Cuando las fiestas se acercan, Elf decide aprovechar su conocimiento del mundo de los elfos para intentar ganarse el amor de su familia y, además, salvar el espíritu navideño tanto en Nueva York como en el resto del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí