#OpiniónCinéfila: Jóvenes y Brujas, una secuela innecesaria

0
458

En 1996 salió una película que, si bien es cierto que no resultó ser un éxito en taquilla, años después se convirtió en una película de culto. Me refiero a The Craft o Jóvenes y Brujas, dirigida por Andrew Fleming y protagonizada por Robin Tunney, Fairuza Balk, Neve Campbell y Rachel True. De ellas, Nave Campbell es quizás la más reconocida (actualmente). Pues, esta cinta resultó ser toda una sorpresa por su trama y lo oscura que era, a pesar que estaba dirigida para adolescentes. Como lo mencioné, no le fue muy bien en taquilla pero para el día de hoy, es toda una película de culto que cualquier cinéfilo recomendaría en su género. Pero… ¿es la nueva cinta igual, mejor o peor que la original? Lo averiguaremos…

Sinopsis

Lily es una chica que se tiene que mudar a la casa de la nueva pareja sentimental de su madre. Esto supondrá convivir con su padrastro y 3 hermanastros, además de que enfrentará el clásico desafío de ser la estudiante nueva del instituto local, hasta que conoce a 3 chicas que le cambiarán la vida. 

Guión

En el 2015 se confirmó que la casa productora Blumhouse haría ‘algo’ con la historia de Jóvenes y Brujas, pero no se sabía si era un reinicio o una secuela. Los fans de la película original estaban molestos porque era totalmente innecesario hacer un reinicio de la misma. Al final, se supo que era una secuela situada 20 años después. Quizás, con los años y el avance tecnológico, esto pudiera ser una buena idea, pero el guión dañó cualquier posibilidad de serlo.

Realmente es muy mal guión. Primero, porque para ser una secuela, el primer es acto es exactamente idéntico a la película de 1996 y cuando cambia para tener ‘personalidad propia’, se pierde toda la magia (irónico para ser una película de brujas) y se vuelve un total caos. 

Al final, casi en el clímax, la historia cambia a algo que no se había tocado en toda la historia y termina con más preguntas que respuestas. A veces, este recurso es bueno, pero solo cuando la historia es lo suficientemente interesante.

Personajes

El papel protagónico lo lleva sobre los hombros Cailee Spaeny, quien interpreta a Lily Schechner. Es el único personaje desarrollado y con el cual puedes empatizar en ciertos momentos. El resto de los personajes son un total relleno, a excepción de Nicholas Galitzine quién le da vida a Timmy.

El resto de las Jóvenes brujas, se convierten en un total adorno durante toda la trama, siendo ellas protagonistas. No tienen un desarrollo contado, algunas carecen de perfil de personaje adecuado, es más, hay una transgénero que colocaron para tocar el tema de los derechos LGBTT y ni siquiera me enteré que era transgénero, es decir, ni suma ni resta ese dato. En fin, un desperdicio de personajes. 

Conclusión

Estamos ante una secuela totalmente innecesaria. Realmente no aportó nada nuevo al género ni a la historia (bueno, el final sí). Visualmente puede resultar un poco llamativa, y hablo del vestuario y la fotografía, porque los efectos especiales realmente dejan mucho que desear. Se perdió la participación de David Duchovny como Adam Harrison, quien fácilmente con un personaje mejor escrito hubiese dado más sentido a su interpretación. Siento que este largometraje se quedó en el limbo entre ser una película para adolescentes y dar miedo, es decir, parece más infantil que otra cosa, aunque los temas que se toquen sean más adultos. En fin, otra decepción más del 2020 aunque la vi en el 2021.

Una crítica de C. Revilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí