#OpiniónCinéfila: Borat 2: La siguiente película documental

0
447

Aunque no lo crean, el título original de esta película que nos trae Amazon Prime es el siguiente: «Borat siguiente película documental: Entrega de un soborno prodigioso al régimen estadounidense para beneficiar una vez a la gloriosa nación de Kazajstán» y así de irreverente como es el título, terminó siendo esta película que se muestra como un falso documental, aunque tan falso no fue. 

Sinopsis

Borat es liberado de los trabajos forzados a los que el gobierno kazajo lo había condenado por humillar internacionalmente a su país, con la condición de que viaje a Estados Unidos para entregar un soborno para limpiar el nombre de Kazajistán. 

Guión

Uno de los mejores puntos de la anterior entrega fue sin duda su guión «improvisado», ya que como todos deben saber, Sasha Baron Cohen, creador e intérprete del personaje de Borat, usó la denominada técnica de la cámara oculta para poder sacar las mejores reacciones de las personas con que interactuaba. Cada situación que crearon para ambas películas, son las que dan la coherencia en cada una de ellas. Sin duda alguna, la segunda tiene más sentido narrativo que la primera, pero aun así, la primera tiene ese factor de primera vez que atrapa mucho más que ésta. 

Muchos son los temas que abarca este largometraje, pasando desde el aborto, elecciones de Estados Unidos, hasta la pandemia por coronavirus. Sasha con su personaje logró sacar las más alocadas impresiones sobre estos temas constatando, cómo hace 14 años, que la mayoría del pueblo estadounidense sigue siendo racista, extremista y con alta división social. 

Personajes

Ya todos conocemos a Borat, interpretado por Sasha Boran Cohen, a quien recientemente vimos en la película El juicio de los 7 de Chicago en Netflix. Borat es un personaje que ha conseguido ser odiado y amado al mismo tiempo. Es una parodia que termina siendo muy real, así que, realmente eso no varía aquí. Quizás tiene un poco de más madurez pero que no le sirve de mucho.

La verdadera revelación terminó siendo Maria Bakalova, una actriz búlgara que interpreta a Tutar Sagdiyev, hija de Borat que termina inmiscuida en la misión de su padre. Maria durante toda la película, pasa por un abanico de emociones llevándola a una transformación cultural y física increíble. El carisma que ella tiene, que se mezcla con el de Sasha Baron Cohen, termina generando una empatía con el espectador a pesar de lo que ocurre en pantalla. Quizás, sin esa química entre ellos, el resultado no hubiese sido el que fue, en cuanto a gusto del público.

Mención Honorífica

Las actuaciones de ambos protagonistas es lo mejor del largometraje. Como dije anteriormente, la química de ambos traspasa la pantalla y genera empatía con los espectadores. Aplausos para Sasha Baron Cohen porque además tuvo que quedarse en personaje durante 5 días debido a que, grabando para la película, le tocó cuarentena junto con las personas a las que estaba engañando. Eso habla del compromiso y profesionalismo de Baron Cohen. 

Conclusión

No esperábamos menos de este largometraje. Es todo lo políticamente incorrecto que puede ser, logrando desnudar al pueblo estadounidense y todo lo que hay detrás de ello. 

Esta película logra hilvanar la idea principal con un perfecto plot twist hacia el final de la misma. A diferencia de la primera, esta tiene una estructura más pensada, aunque quizás eso fue lo que la hace menos divertida que su antecesora. 

Así que en definitiva, no es mejor que la primera pero llega a ser entretenida cumpliendo con la expectativa que provoca, en pleno 2020, lo que significa ser Borat, y eso para la sociedad que tenemos actualmente es pedir mucho.

Una crítica de C. Revilla

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí