Netflix celebra los 20 años de Shrek

0
1221

Este ser y su vida irrumpió abruptamente en el mundo cinematográfico y asombró al mundo. Así como fue molestado en ese bosque lúgubre y extraño donde vivía para que fuera a rescatar a una princesa, su mal humor, su figura, su enorme corazón y su bondad, mostraron que los héroes, príncipes y galanes de los cuentos animados podrían tener una figura atípica, obesa, sin belleza física y fácilmente irritable como protagonista. Esto no solo fue un suceso histórico en el cine, sino que fue tan contundente que aún prevalece hasta nuestros días.

Shrek fue una producción de Dreamworks, que logró llevarse el premio de la academia norteamericana, el Oscar, como mejor película animada en 2001, resultando una sorpresa para la industria del cine y principalmente para Disney y Pixar, ya que antes esta categoría no era premiada, y estas dos grandes productoras (ahora unidas) se vieron derrotadas por la historia del ser que viva en un pantano y se ganó el corazón de niños y adultos.

Tradicionalmente los cuentos de hadas tenían un mismo final. La princesa muchas veces vivía situaciones difíciles y dramáticas que eran superadas gracias a la llegada de un príncipe azul que les arreglaba la vida. En Shrek, la historia no es muy diferente, pero en este caso el protagonista, príncipe o héroe, era algo diferente al personaje tradicional…¡era un ogro!.

Shrek no solo fue un suceso tremendamente exitoso, que además le dio a sus productores una suma en recaudación de más de 2.400 millones de euros, además de que creó una gran paradoja que sacudió los cimientos tradicionales de las productoras del cine de animación. ¿Las animaciones son exclusivamente para niños? Los expertos dicen que desde hace mucho tiempo el cine de animación pretendía  atrapar público adulto, pero con esta producción el salto fue definitivo y aceptado.

Shrek con su inusual esquema lineal de su trama, rompió los estereotipos inclusive a nivel de guión, donde los villanos son los seres horribles, de aspecto repulsivo o denigrante, para dar paso a un concepto distinto, donde unido a situaciones francamente divertidas e irónicas, lograron elevar el concepto de la animación a otros niveles, mismos que aún se mantienen. 

Romper los estereotipos de princesas hermosas, y de compañeros gallardos por una sátira al mundo de los dibujos animados típicos fue una arriesgada aventura que hizo que la productora apostará por realizar no una segunda parte sino cuatro, que para muchos fue un poco exagerado.

Pero Shrek fue mucho más lejos. No solo fue audaz, descarada, extraordinariamente divertida y sagaz, sino que abarcó temas que dejó a más de uno con un justificado asombro, y es que en la trama del ogro y la princesa Fiona, también había personajes relacionados con los temas LGTB, lo cual era prácticamente ausente en trama alguna de películas de animación de esa época, y si los había no eran hechas exclusivamente para niños. A partir de ese momento un sentido de tolerancia indiscreta, según los expertos, pudo abordar estos temas y otros de similar concepto en diversas producciones animadas. Una situación que para los críticos resultó positiva, ya que el cambio de patrones convencionales o estereotipados se terminaba de quebrar.

Aunque Shrek rompió estructuras, tradiciones, técnicas y fórmulas de éxito de muchos años, si tiene en común aspectos que llevan a la misma conclusión de los finales de cuentos de hadas donde todos quedan felices, pero este camino, que permitió desde un primer film romper con lo acostumbrado, fue tan sorpresivo y tan bien recibido que dio un mensaje directo a los productores del mundo de la animación:  La sociedad, los patrones y las tradiciones han cambiado. Y es hora de que el cine animado también lo haga.

Mike Myers, Cameron Díaz y Eddie Murphy le dieron vida con sus voces al ogro obstinado Shrek, a la princesa Fiona y al parlanchín burro, posteriormente figuras como Julie Andrews y Antonio Banderas se unían al elenco con personajes singulares que fueron buenos ingredientes de éxito. Hace algún tiempo se corrió un rumor de una nueva versión o la continuación de la saga, pero eso fue desmentido por sus productores, por lo menos no por los momentos.

Netflix, para rendir homenaje a los 20 años de esta fabulosa producción, ha decidido poner en su parrilla las 4 películas para disfrute de las nuevas generaciones, que ahora con 20 y más años, pueden enseñar a sus hijos cómo fue que un Ogro malhumorado, una Princesa de extrañas orejas y obesa, y un burro hiperactivo y de mala conducta cautivaron al mundo…¡y lo siguen haciendo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí