“Descuida, yo te cuido”: Una despiadada comedia que plantea conflictos morales

0
443

Este año Netflix nos ha sorprendido con excelentes producciones y esta nueva cinta Descuida, yo te cuido no se queda atrás. Una potente comedia negra que coloca sobre la mesa temas oscuros y debatibles en la actualidad. Con una despiadada protagonista (Marla Grayson), interpretada por la actriz británica Rosamund Pike, junto a un elenco de excelentes personalidades como Peter Dinklage (Roman Lunyov), Eiza González (Fran), Dianne Wiest (Jennifer Peterson), Chris Messina (Dean Ericson) y bajo la dirección de J. Blakeson hacen de esta una entretenida e intrigante historia.

Sinopsis

Una tutora legal sin escrúpulos (Marla Grayson), junto a su compañera (Fran), tienen como trabajo cuidar a docenas de jubilados, pero, aprovechándose de su posición, se dedica a generar dinero por medio de sus pertenencias para tener más ganancias en el negocio. Lo que no se esperan, es que su nueva víctima (Jennifer Peterson), no es lo que creían y sus acciones han arruinado los planes de un importante criminal (Roman Lunyov) que buscará revancha, desatando un despiadado juego de venganza entre ambos bandos.

Guión

La trama de esta película, con tintes de comedia y suspenso, está llena de conflictos morales tanto para los personajes, debido a su toma de decisiones, como para el público que la mira. A medida que avanza la cinta, se hace más difícil decidir cuál de los bandos apoyar, ya que ambos cometen atrocidades en contra de personas indefensas.

Aunque es una historia diferente y con excelentes puntos de vista, la mitad del film cae en un declive confuso, en el que su protagonista tiene acciones fuera de la realidad en la que se basa la cinta. Lo que puede generar dispersión en el espectador.

A pesar de esto, la historia vuelve a tomar su hilo conductor llegando al desenlace con una excelente escena que deja un mensaje muy importante sobre las decisiones que tomamos en la vida y sus repercusiones.

Personajes

Lo más destacable en esta historia, no es solo el hilo de la trama, sino la construcción de los personajes, que con su fuerza generan un impacto en el espectador, sobre todo con la interpretación de Rosamund Pike (Marla Grayson), que encarna a una despiadada villana, con un carácter y personalidad manipuladora, carismática, casi psicópata, lo que genera intriga sobre su vida así como la manera en que maneja su negocio. 

Por otra parte, tenemos a Eiza González (Fran), que a pesar de estar en el mismo negocio turbio, muestra una cara más razonable y humana en medio de ambas protagonistas. Además, sirve de espejo, para ver un lado más íntimo y real de Marla Grayson, lo que puede generar más empatía con el personaje.

Dianne Wiest (Jennifer Peterson) y Peter Dinklage (Roman Lunyov) también son un gran balance en la cinta, ya que su interpretación como fuerza antagónica para destruir los planes de la protagonista, es impecable y en ciertos momentos, se logra crear empatía con ambos a pesar de ser igual o peor de crueles que el personaje de Marla Grayson.

Paleta de colores y dirección de fotografía

Es de suma importancia destacar, el cuidado del vestuario y el uso de los colores en cada personaje de esta cinta. En Rosamund Pike (Marla Grayson) vemos combinaciones de rojo, beige, blanco, amarillo, negro y azul, que son representación de su fuerte y segura personalidad. Además siempre va vestida de forma elegante, con tacones y maquillaje demostrando su liderazgo ante todo.

En contraste, tenemos a Eiza González (Fran) que a pesar de tener una paleta de colores similar a la de su compañera, la vemos con un atuendo más casual, cómodo, constante uso de “rayas” en sus camisas y poco uso de maquillaje, lo que evidencia un rango más pasivo y relajado dentro de la historia.

Los personajes de Dianne Wiest (Jennifer Peterson) y Peter Dinklage (Roman Lunyov), como fuerza antagónica tienen una paleta de colores similar (verde, blanco, negro y azul), exceptuando los tonos: rojo, beige, blanco, amarillo para crear la contraste entre ambas bandos de la historia. En cuanto a la fotografía, la nitidez y limpieza en las imágenes de esta película, son alucinantes. En todas las escenas podemos ver colores vibrantes así como una iluminación clara, que contrasta y da a entender la burbuja de ‘éxito’ y ‘perfección’ en la que cree que vive la protagonista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí