La cuarta temporada de ‘The Crown’ no gusta en Buckingham Palace: está basada “en falsedades”

0
926
La Familia Real británica.

La cuarta temporada de The Crown ha llegado al catálogo de Netflix por la puerta grande. Y no solo porque ha sido uno de los estrenos más esperados de la temporada, sino porque entres sus espectadores han estado nada más y nada menos que sus protagonistas, bueno o para ser más exactos, los protagonistas en los que se basa la serie: la Familia Real británica. Sí, en el Palacio de Buckingham también han sido testigos de los nuevos capítulos en los que por fin hace su aparición una de las figuras más queridas por el pueblo inglés, Lady Di.

Y ha sido precisamente su entrada en escena lo que no ha gustado al Príncipe Carlos, al menos según lo que publica el Daily Mail. Según el tabloide británico, fuentes cercanas al eterno heredero al trono aseguran que el hijo de la Reina Isabel cree que gran parte de lo que se cuenta en la cuarta temporada de The Crown sobre su relación con Diana de Gales está basada en falsedades: “Esto es un drama de ficción, entretenimiento con fines comerciales que se lleva a cabo sin tener en cuenta a las personas involucradas cuyas vidas se apropian y se explotan (…) En este caso, se vuelven a sacar a luz eventos que sucedieron en tiempos muy difíciles hace 25 ó 30 años sin pensar en los sentimientos de nadie. Eso ni está bien ni es justo, especialmente cuando muchas de las cosas que se representan no se ajustan a la verdad“.

El Príncipe Carlos parece no ser el único molesto en el entorno de Palacio de Buckingham, porque también según el Daily Mail, su hijo mayor, el Príncipe Guillermo, está molesto, ya que considera que la figura de sus padres “está siendo explotada y presentada de una manera falsa y simplista para ganar dinero“.

Hay que recordar que la nueva temporada de la serie de la BBC que ha conseguido el beneplácito de millones de personas en todo el mundo, aborda el final de la década de los 70, en la que tanto la Reina Isabel como el resto de la familia muestra su preocupación al no encontrar una pareja adecuada para el Príncipe Carlos, que sigue soltero a los 30 años, y salvaguardar así la línea de sucesión. Un problema que parece solucionarse con la llegada de Lady Diana Spencer, un cuento de hadas de puertas para afuera pero que no convence del todo dentro del Palacio de Buckingham.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí