5 películas que no puedes perderte este ‘Día del padre’ tan especial y diferente

0
302

A pesar de la situación en la que nos encontramos, no podemos olvidar que hoy es 19 de marzo y, como cada año, se celebra el Día del padre. Así es que, ahora que tenemos que estar en casa, te animamos a que te relajes en el sofá frente a la televisión, si puede ser junto a tu padre, y disfrutes de estas cinco películas que no puedes perderte en un día como este.

Cinco películas que ensalzan la figura de ese padre superhéroe que lucha por su familia, que nos muestran que las relaciones entre padres e hijos pueden ser de muchas maneras: tiernas, trágicas, dulces, amargas… Cinco películas que nos harán recordar que padre, no hay más que uno. ¡Feliz Día del padre!

El padre de la novia (1991)

George Banks, interpretado por Steve Martin, es un padre que se enfrenta a uno de los momentos más naturales y temidos de una vida: la boda de su hija. En esta divertida película su protagonista tendrá que enfrentarse a problemas que van más allá de los de índole sentimental, como es el abandono del hogar por parte de su querida hija; ya que tendrá que hacer frente a la organización de una costosa boda que le traerá de cabeza. Seguro que muchos padres se sientan muy identificados con esta cinta de 1991.

Señora Doubtfire (1994)

En esta película que se remonta a 1993, Robin Williams se mete en la piel de un padre separado que tendrá que hacer cualquier cosa para poder ver a sus tres hijos. Daniel Hillard es un padre al que sus hijos adoran, pero a quien su mujer decide dar por perdido, cansada de que se comporte como si también fuera un niño. Tras un accidentado divorcio, aunque lucha con todas sus fuerzas para conseguir la custodia de los niños, el juez no se la concede. Decide entonces hacerse pasar por una señora mayor para poder ser, al menos, la canguro de sus hijos.

La vida es bella (1997)

Se trata de una de las películas que más ha emocionado a crítica y espectadores; y aunque pueda parecer que nada tiene que ver con el resto de cintas aquí mencionadas, La vida es bella es un claro ejemplo de lo que un padre puede llegar a hacer por su hijo. Protagonizada por Roberto Benigni, la película narra la historia de Guido, un extravagante librero que, junto a su mujer y su hijo, es encerrado en un campo de exterminio por su condición de judíos. Allí, el protagonista hará lo imposible para hacer creer a su hijo que la terrible situación por la que están pasando es tan sólo un juego.

En busca de la felicidad (2007)

Protagonizada por Will Smith, En busca de la felicidad cuenta la historia de Chris Gardner, un vendedor brillante y con talento, pero cuyo empleo no le permite cubrir sus necesidades más básicas. Tanto es así que acaban echándolo de su casa de San Francisco, junto a su hijo de cinco años, sin tener a dónde ir. Cuando Gardner consigue hacer unas prácticas en una prestigiosa correduría de bolsa, los dos protagonistas tendrán que afrontar muchas adversidades para hacer realidad su sueño de una vida mejor.

Padre no hay más que uno (2019)

Javier es un marido-cuñado, de esos que, sin ocuparse en absoluto de lo que supone el cuidado de la casa y de los niños, sabe perfectamente qué es lo que hay que hacer, y continuamente regala a su mujer frases del tipo: “Es que no te organizas”, o “no te pongas nerviosa”, ya que considera que su desbordada mujer se ahoga en un vaso de agua. Encarnado por Santiago Segura, el protagonista tendrá que enfrentarse a la realidad que supone bregar con cinco hijos (de entre cuatro y doce años) cuando su mujer decide irse de viaje y dejarle solo con ellos. La caótica situación que se produce en casa supondrá una experiencia que cambiará sus vidas para siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí